A tí, amiga mía.

Hola, “estoqueando” un poco en FB pude ver un poema que publicó en su muro una vieja amiga (Carolina) de una poetisa afroamericana MAYA ANGELOU, al leerlo pude comparar sus estrofas con la vida de tantas mujeres valientes y guerreras que conozco, que a pesar de que la vida le ha dado momentos dulces, agrios y amargos nunca han dado su signos de derrota.  Mientras leía a mi mente llegaban tantos rostros que quizás nunca reconocí en ellas esa entereza y valor; llegaste a mi mente amiga mía y no pongo tu foto como imagen tu foto de este post pues no permite subir tantos rostros merecedores de este reconocimiento a sus vidas.

Esas vidas simples para muchos pero que llevan con gran valor, criando a sus hijos, muchas veces solas o quizás siendo soporte del cabeza de familia.  A ti, amiga mía, TE FELICITO, por ser luchadora incansable, por ser tal cual eres, por elegir no rendirte ante la soledad, ante la dificultad.  Por parir, por criar, por seguir estudiando, por trabajar y mantener a tu familia.  Te envío un abrazo psicológico de gran cariño y respeto.

Aquí le dejo del poema “Y aun asi me levanto” de Maya Angelou quizás le suceda como a mí puedas recordar a esa amiga merecedora de tu admiración:

Tú puedes escribirme en la historia

con tus amargas, torcidas mentiras,

puedes aventarme al fango

y aún así, como el polvo… me levanto.

¿Mi descaro te molesta?

¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?

Porque camino

como si fuera dueña de pozos petroleros

bombeando en la sala de mi casa…

Como lunas y como soles,

con la certeza de las mareas,

como las esperanzas brincando alto,

así… yo me levanto.

¿Me quieres ver destrozada?

cabeza agachada y ojos bajos,

hombros caídos como lágrimas,

debilitados por mi llanto desconsolado.

¿Mi arrogancia te ofende?

No lo tomes tan a pecho,

Porque yo río como si tuviera minas de oro

excavándose en el mismo patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,

puedes herirme con tus ojos,

puedes matarme con tu odio,

y aún así, como el aire, me levanto.

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa

que yo baile como si tuviera diamantes

ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia

yo me levanto

desde el pasado enraizado en dolor

yo me levanto

soy un negro océano, amplio e inquieto,

manando

me extiendo, sobre la marea,

dejando atrás noches de temor, de terror,

me levanto,

a un amanecer maravillosamente claro,

me levanto,

brindado los regalos legados por mis ancestros.

Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levanto.

Me Levanto.

Me Levanto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *